Enzo Ferrari, el Hombre detrás del Mito

El nacimiento de una Leyenda

 

Enzo Anselmo Ferrari (Módena, 18 de febrero de 1898 - Módena, 14 de agosto de 1988), conocido como “Il commendatore” entre los tifosi, nació y creció en una granja en el valle del Po, situado al norte de Italia. El padre de Enzo, Alfredo Ferrari, tenía una empresa de ingeniería de metal, en la que se dedicaba a construir puentes y techos para los ferrocarriles estatales. Alfredo deseaba que sus hijos Enzo y Alfredo se dedicaran a continuar con el negocio familiar, pero Enzo quería ser periodista o cantante de ópera.

Enzo descubre su Pasión por las carreras

 

Cuando Enzo tenía diez años, su padre llevó a su hermano Alfredo a ver una carrera de automóviles al circuito de Vía Emilia, en Bolonia. Enzo se escapó y los siguió hasta el circuito. En esa carrera la ganó Felice Nazzaro, y Vincenzo Lancia hizo la vuelta rápida. Desde ese momento la vida de Enzo quedó marcada por las carreras de automóviles, al quedar completamente impactado con el espectáculo que acababa de presenciar. Fue el inicio de la leyenda.

La prueba de valía para Enzo

 

Alfredo envió a sus dos hijos a una escuela de ingeniería mecánica para que cumpliesen su sueño de dedicarse al mundo del motor. Sin embargo, el sueño duró poco para el hermano de Enzo, puesto que al año de empezar sus estudios fue enviado, junto con su padre, al frente cuando Italia entró en la Primera Guerra Mundial. Solo un año después, en 1916, padre e hijo murieron de fiebre tifoidea, y esto desencadenó la quiebra de la empresa familiar.

 

Enzo se encontró prácticamente solo en la vida, tuvo que abandonar sus estudios y saltó de un trabajo a otro durante más de un año, hasta que en 1917 fue llamado a la 3ª División de Artillería Alpina para combatir en la Primera Guerra Mundial. Aunque intentó demostrar sus dotes como mecánico, sus superiores no lo tuvieron en cuenta y lo destinaron a herrar mulas. Enzo contrajo pleuresía y tuvo que ser sometido a dos operaciones antes de que se le licenciara con honor.

En 1918, a los 20 años de edad, Enzo terminó su servicio en el ejército, pero por esa época Italia se encontraba sumida en una profunda crisis derivada de la guerra que acababa de librar. Enzo se dirigió a Turín (capital automovilística italiana), con una carta de recomendación del coronel de su regimiento, e intentó sin éxito encontrar trabajo en Fiat. El rechazo por parte de Fiat fue un duro golpe para Enzo, que se fue desconsolado a un parque a llorar. Se dice que ese mismo día nació Ferrari, puesto que desde entonces nada se interpondría en el camino de Enzo y no paró de trabajar sin descanso hasta conseguir su sueño.

 

A finales de 1918 logró un empleo como piloto de pruebas en una pequeña compañía de Turín, que construía los tan solicitados Torpedos sobre un chasis de camión ligero.

 

Un año después Enzo se trasladó a Milán y logró conseguir trabajo, primero como piloto de prueba y posteriormente como piloto de competición, en una empresa de fabricantes de coches llamada C.M.N (Costruzioni Meccaniche Nazionali). Su debut en las carreras tuvo lugar en la subida en cuesta Parma-Poggio di Berceto de 1919, donde terminó en cuarta posición en la categoría de 3 litros al volante de un CMN 15/20 con un motor 2.3 de cuatro cilindros.

De Conductor a Empresario: nace la Scuderia Ferrari

 

En 1920, tras una serie de carreras con diversa fortuna a los mandos de un Isotta Fraschini 100/110 IM Corsa, Enzo compró un Alfa Romeo 40/60 con un motor de 6 litros y cuatro cilindros, con el que compitió en la Targa Florio, quedando segundo. En esta carrera, Enzo llamó la atención de los directivos de Alfa Romeo, quienes lo invitaron a trabajar en la marca y competir con sus coches de carreras, colaboración que duró 20 años. Durante ese tiempo, Enzo hizo de todo, desde probador hasta piloto, hasta que finalmente fue nombrado responsable de la división de competición Alfa Corsé (puesto que mantuvo hasta septiembre de 1939).

 

En 1921, Enzo compitió en varias carreras como piloto oficial de Alfa, logrando buenos resultados, como la quinta plaza en la Targa Florio y la segunda en Mugello.

En 1923, Enzo ganó el primer Circuito del Savio, donde se encontró con los Condes Baracca, padres del famoso piloto de aviación italiano de la Primera Guerra Mundial, Francesco Baracca. La Condesa Baracca le entregó una foto firmada y le propuso usar el emblema del Cavallino Rampante de su hijo como talismán en sus coches. Es en este año cuando Enzo Ferrari se casó con Laura Dominica Garello, con la que, años más tarde, tendría a su primer hijo.

 

También en este año, Alfa Romeo tenía pensado competir con un coche llamado P1 en el Gran Premio de Italia celebrado en el circuito de Monza. Llevaron dos unidades a dicho Gran Premio y al volante de ellas se pusieron Antonio Ascari y Ugo Sivocci. Por desgracia, en la vuelta de reconocimiento, Ugo Sivocci perdió el control de su P1, saliéndose de pista y ocasionándole la muerte; suceso que provocó una fuerte crisis emocional en Enzo Ferrari.

Tras el fracaso del P1 en 1923, Enzo juntó a varios mecánicos que convenció para que dejaran Fiat y empezaran a trabajar con él. Entre estos mecánicos se encontraba Vittorio Jano, un genio de la mecánica, y juntos rediseñan el P1 y lo bautizan P2. Al volante del P2 ponen a Antonio Ascari, que logra ganar el Gran Premio de Italia de 1924, logrando también el récord de vuelta y la velocidad más alta en pista. Es entonces cuando Enzo Ferrari propone a Alfa Romeo que lo deje a cargo de las actividades de competición de la compañía, lo que Alfa Romeo acepta.

 

En 1925, Enzo es nombrado Commendatore por el estado italiano, en reconocimiento a los servicios prestados a la nación en el área de la competición. El 5 de junio del mismo año, ganó el primer Circuito di Modena con un Alfa Romeo 6C-1500 SS. También en ese año, debido a su pasión por el periodismo, se convierte en uno de los fundadores del famoso periódico de Bolonio Corriere del Sport.

 

El 1 de diciembre 1929, Enzo Ferrari abre las puertas de lo que se convertiría en la Scuderia Ferrari. Su fundación marca el comienzo de una frenética actividad deportiva, que daría lugar a la creación de un equipo oficial. La Scuderia Ferrari corría tanto con automóviles (principalmente de Alfa Romeo) como con motos.

 

En 1924, Enzo fue nombrado Cavaliere por sus logros deportivos, en lo que se convirtió en su primera condecoración oficial por parte del estado italiano.

La época dorada en Alfa Romeo

 

En 1933, tras varios años siendo una especie de sucursal técnica de competición de Alfa Romeo, la Scuderia Ferrari asumió definitivamente el departamento de competición.

 

A finales de 1937, la Scuderia Ferrari terminó su actividad y, a principios de 1938, Enzo se traslada a Milán para tomar posesión de su nuevo cargo como responsable de Alfa Corse.

 

El 9 de agosto de 1931, Enzo finaliza su carrera como piloto en el circuito Tre Province. En esta última carrera, Enzo acaba segundo, tras Tazio Nuvolari, al volante de un Alfa Romeo 8C-2300 MM. La decisión de abandonar la competición fue debido al inminente nacimiento de su primer hijo, así como por la creciente carga de trabajo que tenía al frente de la Scuderia Ferrari.

 

El 19 de enero de 1932, nace el primer hijo de Enzo Ferrari, Alfredino Ferrari (más conocido como Dino Ferrari). Al poco tiempo, los médicos diagnostican que Dino sufre distrofia muscular, un trastorno letal que provoca desgaste muscular, dificultad para caminar y respirar y eventual muerte. Ante la falta de una cura para la enfermedad de su hijo, Enzo sufre terriblemente por no poder hacer nada por su hijo e intentó en vano detener la enfermedad de su hijo por todos los medios que pudo, incluso conseguía medicamento de contrabando para intentar curarlo.

Sin embargo, un año más tarde, el 6 de septiembre de 1939, Enzo abandona Alfa Romeo tras una dura discusión. En el compromiso que firmó con Alfa Romeo estaba el no utilizar durante al menos cuatro años el nombre Ferrari asociado a las carreras o a los coches de competición. Es desde ese momento cuando derrotar a Alfa Romeo con uno de sus propios vehículos se convierte en algo más que un objetivo primordial.

Tras su ruptura con Alfa Romeo y el estallido de la Segunda Guerra Mundial, Enzo se ve obligado a trabajar con el gobierno fascista para que tanto él como la Scuderia pudieran sobrevivir financieramente.

 

Así pues, el 13 de septiembre de 1939, Enzo Ferrari, al no poder utilizar su propio apellido como nombre de su empresa automovilística según el acuerdo con Alfa Romeo, abre Auto Avio Costruzioni (AAC) en Viale Trento Trieste, en Módena, la sede central de la antigua Scuderia Ferrari. Esta nueva empresa trabajó para la Compañía Nacional Aeronáutica de Roma, para Piaggio y para RIV (hoy en día, Officine Meccaniche Villar Perosa S.p.A.).

El nacimiento del Primer Ferrari en plena Guerra Mundial

 

En 1943, en plena guerra mundial, Auto Avio Costruzioni se traslada desde Módena a Maranello por orden del gobierno, con el fin de proteger la fábrica de los bombardeos aliados.

 

Aun así, a pesar de trasladarse para evitar los bombardeos, el 4 de noviembre de 1944, la fábrica fue bombardeada y, de nuevo, se ve golpeada en el mes de febrero de 1945, pero es reconstruida rápidamente.

Ese mismo año 1945, Enzo comienza a trabajar en el diseño y fabricación del que será el primer Ferrari, el cual nace a finales de dicho año. El proyecto era muy ambicioso, ya que quería equiparlo con un motor V12, queriendo que el coche fuese apto para ser utilizado tanto en prototipos deportivos, como en monoplazas e incluso gran turismos.

 

Durante estos años, en sus constantes viajes a Maranello, Enzo conoció a Lina Lardi, una secretaria con la que mantuvo un romance. Con ella tuvo dos hijos Piero Ferrari (22 de mayo de 1945), actual vicepresidente de Ferrari, y Gustavo Pompa.

Tras el fin de la Segunda Guerra Mundial en 1945, pasan dos años hasta que Enzo y la Scuderia Ferrari vuelven a las carreras de la mano del Ferrari 125 S, presentado el día 12 de marzo de 1947 y estrenado en carrera el 11 de mayo de 1947 en Piacenza. Tanto Enzo como el público y la prensa italiana tenían unas expectativas muy altas. Sin embargo, en la carrera a tan solo 3 vueltas del final y con el Ferrari en cabeza, la bomba de combustible se rompe. Enzo describió al 125 S como un “fracaso prometedor”.

A partir de entonces, Enzo empezó el desarrollo de varios vehículos sin precedentes, de velocidades nunca antes vistas, con los que empezó a ganar casi todas las carreras. Sin embargo, los costes de las carreras eran enormes y a la Scuderia Ferrari se le empezaba a acabar el dinero; por lo que, a pesar de la total falta de interés de Enzo en la idea, la marca empezó a vender versiones de turismos de sus coches.

 

Esas victorias con esos coches tan veloces nunca antes vistos traerían trágicas consecuencias, muriendo pilotos en los circuitos con una frecuencia cada vez mayor.

Ferrari domina el Mundo de la Competición

 

Después de ganar su primera Mille Miglia en 1948, su primera 24 Horas de Le Mans en 1949 y su primer Gran Premio del Mundial de Fórmula 1 en 1951, Ferrari se convierte por primera vez en campeón del mundo en 1952, gracias a Alberto Ascari, quien repite su hazaña al año siguiente.

 

En 1952, Enzo Ferrari es nombrado Cavaliere del Lavoro en reconocimiento a sus servicios a la industria y por realzar la reputación internacional de Italia.

 

El 30 de junio 1956, tras 24 años de lucha contra la enfermedad, Dino Ferrari muere, causando un dolor intenso y crisis emocional en Enzo Ferrari, quien a partir de entonces no volvió a mostrar sus ojos en público, ocultos tras sus características gafas negras en señal de luto. Desde ese día, cada mañana, antes de ir a trabajar, Enzo visitaba la tumba de su hijo en el cementerio de San Cataldo.

 

La mujer de Enzo, Laura, no consigue tampoco aceptar la muerte de su hijo y comienza a padecer una enfermedad mental que provocaría la separación de la pareja unos años más tarde.

 

Enzo había involucrado a su hijo Dino hasta casi el final de su vida en el diseño de un nuevo motor V6 de 1.500 cc. El motor se estrenó 10 meses después de la muerte de Dino, y éste y todos los motores Ferrari V6 se han nombrado en su honor.

En 1957, la tragedia vuelve a golpear a Enzo y a la Scuderia Ferrari. Durante la celebración de la Mille Miglia en la que participaban 5 Ferrari entre más de 250 participantes, el Ferrari más potente, el 335 de 4.1 litros al mando del prometedor piloto español el Marqués Alfonso de Portago, perdió el control y se fue hacia el público. Más de 15 personas murieron, incluido el propio piloto, y muchas más quedaron heridas. Debido a este suceso, la Mille Miglia dejó de celebrarse y Enzo Ferrari fue acusado de homicidio sin premeditación, cargos que fueron retirados cuatro años después.

 

Hasta ese año 1957, al menos 50 personas habían muerto a causa de algún accidente en los que un Ferrari (o Alfa Romeo en su etapa anterior) estaba involucrado.

Ferrari se convierte en una Marca Prestigiosa a nivel Internacional

 

En 1960, Ferrari se convierte en una Sociedad de Responsabilidad Limitada y a Enzo se le concede el Título Honorífico en Ingeniería Mecánica por la Universidad de Bolonia.

En 1962, Enzo consigue el Premio Hammarskjöld de las Naciones Unidas.

 

En 1963, Enzo construyó el Instituto Professionale per l’Industria e Artigianato en Maranello. Este instituto, dedicado a Alfredo “Dino” Ferrari, continúa en la actualidad proporcionando a la compañía técnicos especialistas.

 

En 1965, Enzo gana el Premio Columbus.

 

En 1967, la Scuderia Ferrari se encontraba al borde de la quiebra debido a los ingentes costes que provocaron las derrotas que la Scuderia sufrió en las carreras que competía junto con Ford.

Hubo un principio de acuerdo por el que Ford iba a comprar Ferrari para solventar esta mala situación económica; sin embargo, en la firma del acuerdo, Enzo vio que una de las cosas que él había dejado claras (la de no tocar ni la fábrica, ni el personal de Maranello, ni la línea de competición de la Scuderia Ferrari) no se cumplió, ya que Ford pretendía llevarse todo a Detroit y tomar prácticamente el control absoluto de la compañía. Esto hizo enfurecer a Enzo y se levantó de la mesa de negociación dando por finalizado cualquier posible acuerdo y colaboración con Ford.

 

Fue entonces cuando Enzo comprendió que necesitaba un socio fuerte y se acercó a la familia Agnelli, propietaria del grupo Fiat, con el fin de obtener la ayuda económica que necesitaba. El acuerdo que se llegó con Fiat contemplaba que Enzo se encargaría de la división de automóviles de competición y Fiat fabricaría los turismos de Ferrari.

 

En 1969, cada parte (Scuderia Ferrari y Fiat) contaban con el 50% de las acciones de Ferrari.

En esta época de los sesenta surgió una de las historias más curiosas de la vida de Enzo Ferrari. Ferruccio Lamborghini (un agricultor apasionado de los deportivos) acudió a Maranello para quejarse de la poca fiabilidad y resistencia de los Ferrari. Tras una acalorada discusión, Enzo reaccionó increpándolo y contestando a Lamborghini que se dedicara a construir tractores y le dejara en paz. En ese día nació la marca Lamborghini, puesto que Ferruccio solo tuvo clara una cosa: tenía que construir sí o sí deportivos más fiables, potentes y duraderos que los propios Ferrari. Más de medio siglo después, la lucha entre estos dos titanes del automóvil continúa.

Enzo invierte en las bases del Futuro de Ferrari

 

En 1970, Enzo recibe la Medalla de Oro del Arte y la Cultura de manos del presidente de Italia.

 

En 1971, Enzo decide construir el circuito de Fiorano, el cual abrió sus puertas oficialmente el 8 de abril de 1972.

 

En 1977, Enzo renuncia al cargo de presidente de Ferrari debido a su delicado estado de salud.

En 1978, muere la esposa de Enzo Ferrari, Laura Dominica Garello. Solo entonces, reconoció oficialmente a su hijo bastardo Piero, que llevaba trabajando más de diez años en Ferrari, y a partir de ese momento le nombró vicepresidente de la marca y propietario de un 10% de la compañía (el 90% restante pasó a manos de Fiat).

También, a partir de la muerte de su esposa Laura, Enzo vivió con su amante Lina Lardi, sus hijos Piero y Gustavo, y su nieta Antonella. En ese mismo año, Enzo enfermó gravemente del riñón, tras lo que permanecería mucho tiempo en cama.

 

En 1979, Enzo recibe el título honorífico de Cavaliere di Gran Croce della Repubblica Italiana de manos de Pertini.

Su Último Coche

 

El 8 de mayo de 1982, una nueva crisis emocional golpea a Enzo tras la muerte de su querido piloto Gilles Villenueve en un accidente durante la sesión de clasificación del Gran Premio de Bélgica en Zolder. La muerte de Gilles, que se había convertido en la gran promesa de Ferrari, fue un golpe tan duro para Enzo que se encerró durante un mes en su casa sin querer recibir visitas. A partir de ese momento, Enzo no volvió a acudir nunca más en persona a las carreras y trasladó su residencia definitivamente a Maranello, trabajando sin descansar, ni siquiera en vacaciones.

 

En 1987, se desvela el F40, el cual sería el último coche creado bajo la gestión de Enzo Ferrari.

En 1988, la universidad de Módena concede a Enzo Ferrari el Título Honorífico en Física.

 

Finalmente, el 14 de agosto de 1988 sobre la una de la tarde, a los 90 años de edad, Enzo Ferrari, como consecuencia de un fallo renal, muere en su cama rodeado de su familia.

El Gran Legado

 

Bajo la dirección de Enzo Ferrari, la Scuderia Ferrari ganó más de 5.000 carreras en todas las categorías y obtuvo 25 títulos de Campeonatos Mundiales.

 

Además, gracias a Enzo, Ferrari se ha convertido en una marca de prestigio y renombre internacional, atrayendo a millones de seguidores amantes del mundo del motor, y siendo una de las empresas más importantes y sólidas que existen.

 

Sin embargo, a pesar de todos sus éxitos, Enzo siempre decía que era un grave error llamarle triunfador:

 

Durante mi vida lo he perdido todo: a mi mujer Laura, a mi hijo Dino, mi primera fábrica, mi juventud, la pasión por las mujeres y muchas carreras, coches y pilotos

 

El sueño que empezó con un niño de diez años, que se escapó para ir a ver una carrera de automóviles, pervive hoy en día después de tanto tiempo y se ha convertido en el sueño de millones de personas cuyo corazón late por una sola pasión: FERRARI

 

FORZA ENZO FERRARI!!!

Colaboradores

mi-primer-cochecito-logo.jpg
27545089_174874356574721_172860045207367
IMG_7865.jpg
descarga.png

Scuderia Ferrari Club Almería

© Copyright 2019 - All rights reserved